O eso es lo que la cadena de televisión española Antena 3 anunciaba hoy en la sección de noticias de su página web. Resulta que recientes estudios de un grupo de investigadores revelan que los gladiadores se alimentaban de cebada, centeno y vegetales. Ya que la carne y el pescado se reservaba para las mesas de las clases sociales altas. Tal era la diferencia de mesa, que se considera que llevaban una dieta vegetariana ya que los productos cárnicos eran muy poco habituales.

A esta conclusión se ha llegado tras estudiar un total de 53 cuerpos, 22 de ellos enterrados como gladiadores, con una datación de los siglos III y II a.C. Los restos fueron encontrados en Turquía en 1993.

Los restos de los gladiadores presentaban diferencias al resto de huesos encontrados. Los restos de estos presentaban mayores niveles de estroncio. Según parece, esto se debía a que después de sus luchas – en su mayoría a muerte – bebían un un tónico con cenizas de plantas para recuperarse de los esfuerzos y las lesiones óseas.

En resumen, este estudio parece desmentir todos aquellas imágenes de películas dónde los fornidos y musculosos gladiadores se alimentaban a partir de carnes y otros productos de origen animal.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.