Hoy nos llegaba desde el blog LibertadAnimal de Irene González una maravillosa noticia: La generalitat de Cataluña ha elaborado un informe apoyando las dietas ovo-lacto-vegetariana y vegana. 

El informe afirma que ambas dietas son perfectamente válidas nutricionalmente e incluso nos previene de enfermedades. Esta información, afirma el estudio, que es válida para cualquiera de las etapas de la vida: incluyendo el embarazo, la lactancia y la infancia.

El informe está en catalán al completo, pero citamos la traducción que el blog «Libertad Animal» nos proporcionaba en su página

«La dieta vegetariana excluye, en mayor o menor grado, los alimentos de origen animal y se basa en los de origen vegetal: cereales, verduras y hotalizas, frutas frescas y secas, legumbres, semillas, aceites y grasas vegetales. La opción vegana o vegetariana estricta prescinde de la carne, pescado, marisco, huevos y lácteos (hasta la leche), mientras que la opción ovo-lacto-vegetariana incluye los huevos, leche y derivados lácteos.
Las razones principales por las cuales se opta por una dieta vegetariana son respecto al bienestar y la vida de los animales, la preocupación por el medio ambiente (por el impacto ambiental que supone la producción de carne), las cuestiones éticas, las prescripciones religiosas o consideraciones sobre la salud.

 

Una alimentación vegetariana planificada de manera adecuada es saludable, nutricionalmente correcta y proporciona beneficios para la salud en la prevención y el tratamiento de determinadas enfermedades. Es apropiada para todas las etapas del ciclo vital, incluido el embarazo, la lactancia y los primeros años de vida, siempre que se equilibren y compensen todos los nutrientes que el cuerpo necesita. En este sentido, las dietas vegetarianas estrictas, requieren de consejo y seguimiento personalizado.

 

Aun así, debido a la variabilidad de prácticas dietéticas en el vegetarianismo (por ejemplo, dietas extremadamente restrictivas como la macrobiótica, frugívora o crudívora asociadas a un deterioro en el crecimiento y, por lo tanto, desaconsejadas en la infancia) es recomendable el consejo de profesionales cualificados, que asesoren sobre las fuentes de ciertos nutrientes, la compra y preparación de alimentos y cualquier modificación dietética que pueda ser necesaria para cubrir las necesidades individuales. En este sentido, las dietas vegetarianas estrictas requieren un consejo y seguimiento medido y personalizado.»

 
Puedes leer el informe completo clicando AQUÍ, proporcionado por la Generalitat de Catalunya en su página web gencat.cat.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.