O eso anunciaba la ANOET (Asociación Nacional de Organizadores de Espectaculos Taurinos) en un comunicado que resultó ser una llamada desesperada de auxilio dónde, además, afirman que no van a poder mantener esta “cultura taurina” si no cambia la situación.

El dramatismo del comunicado era tal, que entre sus párrafos anunciaban la inminencia del final de la “fiesta”:

Los empresarios y no solo nosotros, por supuesto, no podemos soportar la situación por más tiempo, la Fiesta se acaba. Si no somos capaces de adaptarnos a la realidad, ésta nos devorará. Por eso llamamos a todos los sectores a enfrentar los problemas con rigor y amplitud de miras. El toreo es un arte único e irrepetible, no bien comprendido por todos, pero es un patrimonio cultural de un valor incalculable, ahora está en nuestras manos que este legado no se pierda.

Según la asociación, el bajón que los espectáculos pro-tauromaquia han sufrido se debe a la profunda crisis económica y social que estamos viviendo estos años. ¿Con ‘crisis social’ se referirán a ‘evolución humana hacia una vida algo más ética’? Quién sabe, pero sin duda alguna, desde lo más profundo de nuestros corazones deseamos a los espectáculos de tortura taurina el detestable e inminente final que tanto les gusta.

Querida asocación ANOET  ¿No cree que apelar por la empatía y lástima para la preservación de la tauromaquía es un tanto irónico? Toreros, vuelvan a sus casas; es hora de buscar  un trabajo de verdad.

El comunicado completo:

‘La Junta Directiva de ANOET, debido al grave deterioro económico que está sufriendo la Fiesta, especialmente en estos últimos cinco años, hizo balance de los problemas que acechan al sector, con el fin de valorar si nos encontramos ante una crisis coyuntural o estructural. Lamentablemente, consideramos que la crisis es de fondo, acuciada por la recesión económica que viene padeciendo España. Debemos recordar nuevamente, que el empresario taurino es quién imagina, crea y vende el espectáculo. Lo diseña y estructura desde el principio hasta el final, armonizando a todos los partícipes del mismo. Por tanto, tiene una visión de conjunto de lo que ocurre, y su situación privilegiada como vértice en la pirámide organizativa, le dota de mayor información sobre los problemas que acontecen a cada parte del todo en el espectáculo. Por eso, en estos duros momentos, tenemos la obligación de trasladar nuestro análisis a los demás sectores y a la afición. Los síntomas estaban latentes y persistentes desde hace bastante tiempo, y todos nuestros intentos -no siempre bien entendidos- de hacer frente al muro de problemas que asolan el sector no han servido más que para posponer la solución a la crisis estructural que anega el sector. La profunda crisis económica y social de la última década, ha sido el acelarante del proceso combustión que consume la Fiesta, hasta situarnos abruptamente en una dura encrucijada: ‘el mundo del toro está en quiebra’. Agobiados por unos costes inasumibles, expuestos a la presión de unas condiciones de contratación, arrendamientos y cánones desorbitados, que están dejando concursos desiertos, o que imposibilitan la concurrencia a las plazas más importantes del país; acompañados y lastrados por unas cargas sociales y fiscales asfixiantes. La Fiesta se encuentra paralizada en su evolución por unos inmovilismos vestido de tradición, marginado de los medios audiovisuales y una larga lista de agresiones que detallaremos cuando proceda. La tauromaquia necesita con urgencia el esfuerzo de todos sus integrantes para no caer en la marginalidad. Es muy lícito esperar un beneficio de la aportación de cada cual, como no lo es la pretensión de lucrarse a costa de la ruina ajena. Y, el sector empresarial ha sobrepasado su capacidad de absorción de los costes desproporcionados del espectáculo, desde su base, las novilladas; hasta las más excelsas corridas de toros. Los empresarios y no solo nosotros, por supuesto, no podemos soportar la situación por más tiempo, la Fiesta se acaba. Si no somos capaces de adaptarnos a la realidad, ésta nos devorará. Por eso llamamos a todos los sectores a enfrentar los problemas con rigor y amplitud de miras. El toreo es un arte único e irrepetible, no bien comprendido por todos, pero es un patrimonio cultural de un valor incalculable, ahora está en nuestras manos que este legado no se pierda’.

Sobre El Autor

Veg Magazine

Redactor del primer Magazine Vegano hispano hablante. Amante de los animales y colaborador/a de otros websites como recetasveganas.org

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.