Sin duda no nos ha dejado indiferentes el artículo de la revista “Muy Interesante” publicada a principios del 2014 por Sarah Romero, dónde nos exponía las conclusiones resultantes de dos investigaciones sobre el alto consumo de proteína a una edad adulta que, sin quererlo, se convierte en un posible argumento a favor del veganismo.

El artículo original, que podéis leerlo clicando aquí, comienza afirmando que un alto consumo de proteína estaba directamente relacionado con una vida menos longeva.

En primer lugar, la investigación de la universidad del sur de California (Estados Unidos), dónde los investigadores nos advierten que “está vinculado a un mayor riesgo de padecer cáncer, diabetes y de muerte en adultos de mediana edad”. Está relación se da principalmente cuando la proteína no procede de un producto vegetal, es decir, cuando la proteína es de origen animal (carnes, huevo, etcétera).

El estudio se basó en una muestra de 6.800 personas y su dieta. Los investigadores entendían una dieta alta en proteínas como una dieta cuyas calorías tenían al menos un 20% de procedencia de la proteína.

En segundo lugar, los expertos de la Universidad de Sidney (Australia), basándose en la experimentación animal con ratones (te animamos a que leas sobre la experimentación animal clicando aquí) y testando sobre ellos diversas dietas con diversos tipos y niveles de proteínas, grasas y carbohidratos, concluyeron que una dieta alta en carbohidratos y baja en proteína está vinculada con una vida útil más larga.

 

Sobre El Autor

Veg Magazine

Redactor del primer Magazine Vegano hispano hablante.
Amante de los animales y colaborador/a de otros websites como recetasveganas.org

Una Respuesta

  1. Sergio

    ¿Pero no hay que diferenciar que hay dos tipos de proteinas? ¿Las de origen vegetal y animal y que ambas son necesarias para una dieta equilibrada?

    Responder

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.