La piel es el órgano más grande del cuerpo humano, actúa a modo de barrera y nos protege del medio que nos rodea. Es por ello que su cuidado es muy importante.

La piel se ve afectada por diversos factores tanto internos (alimentación, crecimiento y cambios hormonales, tabaco) como externos (altas y bajas temperaturas, sudoración, exposición a sustancias). Para poder saber cual es la mejor manera de cuidarla, debemos antes reconocer que tipo de piel tenemos.

Piel normal: Más conocida como “piel de porcelana”. Es aquella que siempre está bien hidratada y tiene una textura compacta.

Piel seca: Tiene poros finos, luce un tanto opaca y es más propensa a agrietarse o “escamarse”

Piel grasa: En este caso las glándulas sebáceas producen grasa en exceso, lo que ocasiona la obstrucción de los poros. Más común en la adolescencia, cuando el cuerpo está desarrollándose y cambiando constantemente.

Piel mixta: Es la mezcla entre los tipos secos y grasos. Puede ser un tanto difícil de cuidar, ya que en las mejillas será seca y en la zona T (frente, nariz, mentón) será grasa, y mientras que la primera zona será propensa a escamarse, la zona que resta presentará acné.

No es necesario gastar una fortuna para conseguir una piel bonita y saludable, tan sólo un poco de paciencia y perseverancia. En mi caso, me gusta optar por alternativas naturales, las cuales no sólo son menos costosas sino menos agresivas y más nutritivas.

Algunas técnicas de limpieza:

Limón y ázucar (ideal piel grasa): El limón es un astringente natural que desinfecta y suaviza. El azúcar gracias a su textura granulada actúa de exfoliante. Sólo tenemos que cortar una rodaja de limón y cubrirla con azúcar, y luego frotarla suavemente contra el rostro en modo circular, evitando el área de los ojos, ya que es extremadamente sensible. Otra opción es exprimir el juego de un limón y mezclarlo en una taza con un poco de azúcar hasta formar una especie de pasta, pero sin dejar que el azúcar se disuelva. Tomar esta pasta con las yemas de los dedos y masajear el rostro. Enjuagar con agua tibia y dejar secar la piel. Se puede elegir azúcar integral para que sea más natural.

Té verde y manzanilla (ideal piel seca): Ambas hierbas poseen propiedades depurativas, anti-inflamatorias y desintoxicantes. Se deben realizar ambas infusiones por separado, y una vez frías se deben mezclar y aplicar sobre el rostro con un poco de algodón. Se le puede agregar a la mezcla un poco de jugo de limón, para que sea más astringente. Esta mezcla se puede guardar en la heladera por no más de cinco días.

Loción a base de pepino (ideal piel mixta): El pepino contiene mucha vitamina E, por lo tanto es reparador e hidratante. Tan sólo debemos cortar un pepino en rodajas o trozos y ponerlos a hervir durante 30 minutos. Luego lo sacamos del fuego y lo dejamos enfriar. El agua que nos queda nos servirá para limpiar el rostro y nutrirlo de manera natural. Podemos guardar este tónico en la heladera, por una semana como mucho.

Algunos errores comunes:

* No dormir con el maquillaje puesto, esto tapa los poros e impide la respiración de la piel.

* No tocarse el rostro constantemente, pues con esto estamos llevando bacterias y gérmenes desde nuestras manos hacia nuestra piel.

* Nunca utilizar agua caliente para lavarnos el rostro. Si bien esto dilata los poros, es muy agresivo y causa un efecto rebote que perjudica el cutis. Usar siempre agua tibia o templada.

* No utilizar o combinar muchos productos, cremas, tónicos de belleza a la vez. Debemos elegir uno para evitar que esta mezcla nos causa alergias o más acné.

Algunos consejos:

* Limpiar el rostro suavemente, solamente dos veces por día. De lo contrario, además de remover la suciedad y las células muertas, estaríamos irritando la piel e impidiendo la regeneración de la misma.

* Utilizar en lo posible maquillaje hipoalergénico y mantener nuestras herramientas de belleza esterilizadas, es decir, toallas y pinceles limpios, el algodón guardado en un frasco cerrado para que no se contaminen.

* Beber mucha agua y hacer ejercicio regularmente. Esto ayuda a eliminar toxinas.

* Evitar el stress o la ansiedad. Estas emociones nos alteran y nos generan acné o daños en la piel.

Estas son algunas ideas generales, cada tipo de piel es diferente y su salud depende de cada uno de nosotros y del cuidado que le brindemos. Si desean recibir información más detallada, más consejos o recetas naturales, no duden en dejarme un mensaje.

Sobre El Autor

Colaborador
Google+

Internauta vegana amante de la comida, los cactus y los libros. Mi pasión es investigar y compartir. La tecnología es mi aliada en esta aventura.

Una Respuesta

  1. bronze

    Gracias por los consejos 🙂
    Tengo una pregunta: una vez aplicada la loción, ¿se retira con agua o no hace falta?

    Responder

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.